jueves, 1 de marzo de 2007

Nicaragua con Mari y Fran - Marzo 2007


Y le cogí el gusto. Sin pensarlo demasiado, acompañé a Mari (con la compañía inestimable de Fran) a la comunidad de Sonzapote, en la Isla Zapatera, a llevar pasta, ropa, medicinas y, sobre todo, a vivir de otra manera durante 17 días. Era un viaje que iba a hacer Mari con una gente que ya había estado en tinglados parecidos. Organizó un concierto en Lugo para recaudar fondos y ayudar a conseguir realizar un proyecto que tenía como objetivo dotar de agua potable a las casas de la comunidad, al que se apuntaron de forma completamente desinteresada Mercedes Peón, Radio Cos, la banda del Clavi y unas mujeres caboverdianas que tenían una marcha impresionante (además de gente que hizo camisetas, bar, y colaboró de otras maneras). Al final se consiguió lo que se buscaba (divertirnos y recaudar pasta), incluso nos pusimos en contacto con la Isla en directo. Pero al final Mari se tenía que ir sola, asi que me dijo si la acompañaba y yo no sé decir que no. Fran ya había estado allí de una forma un poco más oganizada y tenía ganas de volver un poco más "a monte" asi que, después de no poco trabajo, lo convencimos (el cabrón nos tuvo en vilo hasta el último minuto). Allí estuvimos 17 días a caballo entre Granada y la comunidad de Sonzapote, en la isla de Zapatera, con unos amigos italianos que nos dieron "alojamiento" y nos hicieron disfrutar mucho de las conversaciónes post-cena (qué rica la pasta) a la luz del queroseno y del Flor de Caña. Una experiencia increíble e inolvidable. Gracias a todos por compartir vuestra casa, comida, experiencia y alegría con nosotros. Nos despedimos poniendo a funcionar un rudimentario horno de leña que había hecho otra gente que había ido antes, e hicimos una fiesto con cervezas y pizzas para todos. A la vuelta, Pilar, una amiga que trabaja en La Opinión, nos hizo una entrevista, que se publicó así. Y Gennaro y Gabriela colgaron en YouTube varios vídeos de cuando estuvimos (¡qué ilusión nos hizo botar la barca comunitaria!).

4 comentarios:

manon dijo...

Respecto la comunidad de Sonzapote, nada es tan idílico como se hace ver: ha ocupado los lugares protegidos de la isla de Zapatera, relegando a los pobladores que han estado siempre en Zapatera a un segundo lugar, y por ende a la pobreza. Por cierto, muy pocas familias(3 o 4 a lo sumo) trabajaban para los terratenientes el resto son comunidades de pescadores que al comienzo de los años 80 sumaban unas 185 personas, unas 200 y pico ena principio de los 90.
El que se instale esta comunidad procedente del Waslala(Norte del país) en Sonzapote, PN Archipiélago de Zapatera, ha impedido que el estado nicaragüense pueda imponer normas de protección medioambiental rígidas a los ricos propietarios de la isla, beneficiándose estos del descontrol que ha provocado esta ocupación. Pienso que había otros sitios donde esta comunidad se podía haber instalado sin hacer tanto daño a un Parque Nacional y a unas personas que no tienen donde ir.
Tu crees que en España te dejarían invadir la Isla de Cabrera por ejemplo???
Si alguien tiene derecho y necesidad en esa isla son los pobladores que estaban originariamente. Primero se quedaban con los recursos las grandes familias propietarias de la isla, después por las leyes medioambientales del PN; a ellos no se les deja construir con cemento, no se les deja cortar árboles para barcos, plantar ni tener animales,….con la pesca medio agotada.
Y en esto que aparecen unos señores del norte, apoyados por varias ong`s internacionales: canadiense, españolas e italianas con dinero de la Xunta de Galicia, del gobierno Vasco, del Catalán, etc. por cierto en un proyecto nada sostenible. Deberíais conocer todas las circunstancias y pensar un poco más! Sonzapote es por ahora otra forma de colonialismo. El colonialismo de los iluminados……

Antonio Rodríguez Carral dijo...

Mira, no sé quién eres ni los conocimientos que tienes sobre el tema. Yo me limito a exponer lo que yo he vivido en esa comunidad y no tengo los conocimientos suficientes para hacer apología de nada. Únicamente he pasado unos días en un sitio que para mi si fue idílico (en el sentido más amplio de la palabra), donde me he encontrado con una gente estupenda que me ha tratado muy bien. Es verdad que había gente que no era nativa, pero creo que no se excluía a nadie ni se le relegaba. Y por lo que he visto, si se han mejorado mínimamente sus condiciones de vida.
Saludos y disculpa el retraso en la publicación

manon dijo...

Zapatera es un descontrol de iniciativas.
Conozco bien el tema hace muchos años; Veo consumo donde debería ser salvaje, entrada con permiso y que pudieran vivir los habitantes de la Isla, no solo Sonzapote.
Ningún respeto por las personas que ayudan de esa manera a Nicaragua, destrozan el futuro y hacen el juego a los terratenientes; le quitaran la protección medioambiental y habrá nuevos ricos: los del turismo solidario.
Saludos.

Antonio Rodríguez Carral dijo...

Insisto, lo que yo viví no fue para nada excluyente. De hecho, en la comunidad de Sonzapote hay gente nativa de la isla y está abierta a cualquiera, o al menos yo lo percibí así.